Saltar al contenido

¿Por qué vomita mi perro? Causas y tratamiento

Los vómitos en los perros son muy recurrentes, probablemente haya múltiples causas, lo verdaderamente recurrente es que sucedan al hacer un cambio de dieta, consumir comestibles en estado deplorable o plantas, inclusive por comer muy ágil o por una suave gastroenteritis.

Debemos tomar en cuenta que estos tienen la posibilidad de estar además ocasionados por patologías u obstrucciones.

Índice de contenidos

Tipos de vómito en perros

Hay diversos tipos de vómitos según su duración y su estructura, estos tienen la posibilidad de ser vómitos agudos, remiten en un período más alto de 4 días o vómitos crónicos, son permanentes y regulares. Logramos hallar los próximos tipos de vómitos:

  • Vómito bilioso: expulsión de líquido biliar.
  • Vómito alimentario: expulsión de comida antes ingerida.
  • Vómito mucoso: expulsión de mocos.
  • Vómito hemático: vómito con sangre.

Como ya hemos dicho previamente, las causas por las que puede vomitar un perro son muy variadas, aunque todas llevan a cabo un desarrollo inflamatorio o irritación del estómago o intestino, dificultando el tránsito digestivo.

La gastroenteritis puede ser una de las causas frecuentes, en la situación de los perros es semejante a la de los humanos, vómitos permanentes comúnmente acompañados de diarrea juntos con dolores abdominales.

Esta tiende a ser producida por la ingesta de comestibles en estado deplorable o inclusive por una viable enfermedad bacteriana o vírica. Si poseemos inquietudes de la variable causa de esta o los vómitos persisten, debemos averiguar siempre con un veterinario.

Si nuestro perro es algo interesante o le agrada llevarse todos los juguetes a la boca, debemos tomar en cuenta la oportunidad de que haya ingerido algún objeto, este le puede ocasionar severas obstrucciones en el estómago o intestino, ocasionando vómitos con el objetivo de expulsarlo.

Es sustancial tener siempre vigilado y en caso de ver a tu mascota consumir algún objeto, acude de manera rápida a un veterinario.

Además, algunos inconvenientes gastrointestinales tienen la posibilidad de venir causados por la existencia de parásitos, como gusanos o tenias. Estos parásitos intestinales tienen la posibilidad de ocasionar vómitos, hinchazón abdominal, diarreas y más indicios. Por esto es primordial asistir a un experto para lograr gestionar a nuestro perro el antiparasitario preciso. Sin embargo, las infecciones víricas son otras de las probables causas de los vómitos de nuestro perro. El parvovirus o el moquillo son dos patologías víricas muy graves, muy difíciles de superar; en la situación de los perros chiquitos son más susceptibles.

Si los sitios de recorrido de tu mascota tienen césped y plantas, tendrás la posibilidad de ver frecuentemente como se come algunas de ellas, esto puede ofrecernos un óptimo susto. El consumo de algunas plantas, comestibles en estado deplorable o comestibles que proceden de la basura, tienen la posibilidad de ocasionar graves intoxicaciones en tu perro.

En la situación de los perros de más grande edad, los vómitos tienen la posibilidad de estar ocasionados por tumores, en esta situación los vómitos están acompañados de más indicios evidentes.

Enfermedad inflamatoria intestinal

Esta patología crónica hace hinchazón de los intestinos. Crea vómitos tras esfuerzos intensos o tras hacer ejercicio luego de las comidas. Con una dieta particular y ejercicio controlado, algún perro puede transcurrir una vida habitual.

Cambios en la dieta

Un cambio brusco en la nutrición puede ocasionar inconvenientes intestinales y como resultado vómitos. Es sustancial que introduzcas los cambios de manera gradual, tanto si el animal sigue una dieta casera como si le ofreces pienso comercial. De esta forma ya que, si has cambiado el pienso de tu perro y has notado que vomita o tiene diarrea, tienes que entender que es muy posible que esta sea la causa. Sencillamente tienes que tener paciencia y aguardar a que se ajuste al nuevo alimento si por el momento no dispones del obsoleto para mezclarlo y llevar a cabo el cambio gradual.

Comer muy rápido 

En oportunidades, hay perros que se excitan bastante en el instante de comer e ingieren los comestibles bastante ágil. En estas situaciones, expulsan un vómito que puede estar acompañado de espuma blanca. Es un inconveniente puntual, no debemos alarmarnos pero sí intentar que nuestro perro optimice su conducta. Si come bastante rápidamente, racionar su comida en dos cuencos y no le des el segundo hasta que concluya el primero. Espera unos minutos para corroborar que no vomite y dale el resto de la comida.

Vacunas o productos antiparasitarios

Entre los resultados consecutivos de las vacunas y los productos antiparasitarios están los vómitos y la diarrea. Fundamentalmente los perros chiquitos, acostumbran verse decaídos o tener vómitos tras recibir sus primeras dosis. Es una circunstancia completamente habitual que no acostumbra permanecer bastante más de 24-48 horas. Si pasado este tiempo los vómitos siguen, es exacto conocer al veterinario.

¿Por qué mi cachorro vómita?

En el apartado previo ya vimos algunas de las causas más comunes de los vómitos en perros chiquitos. Sin embargo, ahora veremos las más comunes en cachorros.

  • Parvovirus canino: la parvovirosis canina pertenece a las patologías más fatales que hay ya que aún hoy no hay una cura. Cuando un cachorro contrae parvovirus, el régimen se apoya en batallar la deshidratación y hacer más fuerte el sistema inmune para que sea nuestro animal quien expulse el virus.
  • Cambio de dieta: es recurrente cambiar de manera inmediata la dieta de un cachorro al adoptarlo, bien por desconocimiento de su nutrición previo o porque no se tienen presente los efectos de este cambio tan brusco. El estómago de un cachorro es todavía más sensible que el de un adulto, es por esto que si no se hace el cambio de alimento de forma gradual, vomitará o va a tener diarrea.
  • Vacunación y desparasitación: las dos acciones tienen la posibilidad de producir vómitos y/o diarrea en perros chiquitos.

Vómitos amarillos en perros

El vomito amarillo en perros forma parte al tipo de vómitos biliares, ya que el líquido amarillento que observamos no es otro que la bilis. Esto pasa cuando el perro ya ha vomitado numerosas ocasiones y su estómago está vacío, ocasionando que lo único utilizable para despedir sea este líquido biliar.

¿Por qué mi perro vomita bilis?

Aunque estos vómitos de bilis acostumbran presentarse de color amarillo, además es habitual observarlos en un tono verdoso o marrón. En cualquier situación, las causas más comunes de estos vómitos en perros acostumbran la existencia de alguna patología infecciosa, el avance de una alergia o intolerancia alimentaria, el consumo de elementos o sustancias tóxicas o una circunstancia de bastante estrés. Es sustancial conocer al veterinario, más que nada, para combata la deshidratación y encuentre la causa subyacente, ya que, como hemos dicho, el vómito amarillo es consecuencia de estar vomitando con anterioridad.

Mi perro vomita comida sin digerir

Cuando observamos que el perro come y vomita acto seguido, debemos entender que no nos encontramos frente un caso de vómito, sino de regurgitación. Son trastornos diferentes e indican causas diferentes. De esta forma, el vómito nos sugiere la existencia de un inconveniente de carácter gastrointestinal, que sucede cuando el animal expulsa el contenido del estómago habiendo anunciado náuseas y arcadas primero. La regurgitación, en cambio, expulsa la comida ingerida sin haber al estómago, por lo cual no se exponen náuseas, ni arcadas, ni viene acompañada de bilis. En esta situación, el órgano que se ve afectado es el esófago.

La causa primordial de la regurgitación es el hecho de comer bastante ágil. Cuando esto sucede, es habitual ver que el perro vomita comida sin digerir, como pienso entero o trozos enteros de carne si sigue una dieta casera. Otro de las causas comunes que muestran este síntoma es la alergia alimentaria. Al ver el organismo que el alérgeno ha entrado en contacto con él, lo expulsa de manera instantánea.

Por otro lado, son muchas más las causas que se tienen la posibilidad de hallar tras esta regurgitación, por lo cual sugerimos averiguar el siguiente artículo: «¿Por qué mi perro vomita luego de comer?».

Mi perro vomita sangre

El vómito hemático pertenece a los que causan una más grande preocupación entre los cuidadores, fundamentalmente cuando la integridad del vómito se constituye de sangre. En oportunidades, un perro vomita sangre por algo tan simple como una herida en la encía o la lengua, por otro lado, inconvenientes más graves además tienen la posibilidad de estar detrás de esta clase de vómito.

Entre las causas más comunes podemos encontrar las patologías que generan una hinchazón del electrónico digestivo, las cuales acostumbran ocasionar que observemos que el perro vomita sangre y tiene diarrea. Dentro de todas ellas, la más habitual es el parvovirus, fundamentalmente si hablamos de un cachorro.

La existencia de cuerpos raros además puede ocasionar vómitos con sangre en perros ya que pudieron perforar o perjudicar diferentes zonas del aparato digestivo. Una intoxicación, intoxicación, insuficiencia renal, úlceras gástricas o tumores además son causantes comunes de la sangre en los vómitos. Todos estos inconvenientes necesitan régimen veterinario, por lo cual es exacto conocer al experto para un diagnóstico certero.

Mi perro vomita espuma blanca

Los vómitos de espuma blanca en perros acostumbran corresponderse con los vómitos de bilis, ya que suceden cuando el estómago del animal está vacío. La causa primordial de estos vómitos en perros son la hinchazón de la mucosa gástrica o gastritis, la cual se lleva a cabo por una infección vírica, primordialmente.

Además, un fallo renal o hepático puede estar detrás de esta gastritis, dado que muestran en su sintomatología vómitos blancos o amarillentos. Así mismo, los vómitos amarillos además tienen la posibilidad de estar causados por ello. Estos inconvenientes suceden más que nada en perros de edad avanzada, por lo cual es aconsejable hacer exámenes rutinarios en nuestra clínica veterinaria de seguridad a fin de detectarlos a tiempo.

Otra de las causas que justifican la aparición de estos vómitos en perros es la tos de las perras, la cual provoca que el perro vomite y tosa. Hablamos de una patología muy contagiosa que debe tratarse

lo antes posible. Otros fundamentos tienen la posibilidad de ser patologías cardíacas, colapso traqueal, intoxicación, etc. No te pierdas este otro artículo y acude al especialista: «Mi perro vomita espuma blanca – Causas».

Diarrea y vómito en perros

Tras repasar las diferentes patologías e inconvenientes de salud que causan los vómitos en perros, era esperable que muchas de ellas hagan ver, además, la existencia de diarrea. De esta forma, si tu perro tiene vómito y diarrea, va a ser exacto asistir al veterinario para que lo examine y encuentre la causa subyacente. En muchas oportunidades, esta causa es suave y desaparece con una dieta blanda, sin embargo, en otras hablamos de un inconveniente más grave que requiere régimen farmacológico o cirugía.

Vómitos en perros ¿Por qué?

El régimen de los vómitos en perros va a depender de la causa subyacente, ya que no hay una exclusiva estrategia de actuación. No se habla igual una patología vírica que una indigestión, entre otras cosas, por lo cual va a ser primordial asistir al veterinario para que diagnostique el inconveniente y constituya el más destacable régimen. En funcionalidad del trastorno o la dolencia, puede recetar antibióticos, analgésicos y un asegurador estomacal. De esta forma, en algunas ocasiones es viable que se deba recurrir a la cirugía.

Mi perro vomita mucho, ¿qué hago?

Cuando el vómito en perros sucede por el consumo de un alimento en estado deplorable o porque la comida no le ha sentado del todo bien, lo que debemos llevar a cabo es establecer nuevamente la flora intestinal retirando el alimento a lo largo de 24 horas y, luego, ofreciéndole una dieta blanda. Eso sí, a lo largo de todo este desarrollo es primordial sostener la hidratación, por lo cual el perro debe poder beber toda el agua que requiera.

¿Qué hago cuando mi perro vomita?

La dieta para vómitos en perros debe estar compuesta por comestibles de simple digestión, como pollo hervido, patata hervida, arroz hervido, zanahoria hervida, calabaza hervida o pavo hervido. Ya que es viable que el animal no desee comer, le ofreceremos el alimento en reducidas proporciones, numerosas ocasiones al día, dado que no es aconsejable cargar bastante el estómago tras un tiempo de vómitos o diarrea.

No obstante, si el vómito fué producido por otra causa más grave, como una patología, si no se habla dicho inconveniente los vómitos no desaparecerán. Por esto, es primordial asistir al experto, más que nada si los vómitos siguen tras el ayuno de 24 horas y la primera parte de una dieta blanda.

¿Cuándo debemos acudir a un veterinario?

Los vómitos tienen la posibilidad de estar provocados por distintas causas. En varios casos no vamos a conocer con precisión el fundamento. Si un perro vomita una o dos ocasiones, pero no se expone apático y come con normalidad, indudablemente haya sido algo pasajero. Por eso es sustancial comprender a nuestro perro y sus hábitos. Debemos entender diferenciar entre un vómito aislado y, entre otras cosas, una gastroenteritis.

Por norma establecida, si los vómitos son continuados y van acompañados de otros indicios, como desidia, pérdida de apetito, fiebre o diarrea, debemos estar preocupados. Lo destacado es sacar la comida a lo largo de las primeras 24 horas y garantizar la hidratación de nuestro perro así como hemos expuesto en el apartado previo. Pero, si pasado este tiempo los vómitos persisten, visitaremos al veterinario inmediatamente.

Si el perro es de edad avanzada o un cachorro, hay que tener más precaución. Son más propensos a la deshidratación y en un perro de muy corta edad una gastroenteritis grave puede ser mortal.

Si observas sangre en los vómitos o en las heces acude inmediatamente a tu veterinario.

Este artículo es únicamente informativo, en ExpertoAnimal.com no poseemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni hacer ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en la situación de que presente cualquier clase de condición o malestar.

Configuración